vestidos para bodas

Vestidos para una boda: ¿qué color elegir?

Los vestidos para una boda son un tema del que podríamos escribir mucho. Elegir el vestido adecuado para la ceremonia no es fácil, principalmente porque hay que tener en cuenta muchos factores: no solo el tipo de cuerpo o nuestro estilo, sino también la naturaleza de la ceremonia y la época del año. Entonces, basados en el color, ¿qué vestido deberíamos elegir?

Vestidos para una boda: ¿qué color elegir?

Los vestidos para una boda deben seleccionarse, entre otras cosas, teniendo en cuenta la temporada. Los colores brillantes prevalecen en primavera y verano. Durante este período, también puedes elegir atuendos más aireados hechos de telas ligeras como la seda o la gasa.

Mientras que los colores más oscuros funcionan bien en otoño e invierno: verde botella, azul marino, burdeos o tonos de gris. Las estaciones más frías también te permiten jugar hábilmente con el negro y el rojo. Sin embargo, siempre debemos de evitar el color blanco.

Grises y plateados

Los tonos grises de los vestidos de novia son una alternativa conveniente al blanco. Esta opción es utilizada con entusiasmo por los amantes de los clásicos y los colores suaves y seguros. Los grises prácticamente nunca pasan de moda, especialmente favoreciendo a las mujeres con un tipo de belleza genial. Además, es muy fácil cambiar su carácter con los accesorios seleccionados correctamente. Los vestidos de color gris claro y metalizados funcionan bien en un contexto nupcial y de bodas. Las versiones más oscuras del gris pueden hacer que tu rostro luzca viejo y cansado.

Los vestidos de novia de color plateado son una interpretación moderna de los trajes grises. Definitivamente son llamativos, por lo que debes tener cuidado de no dominar visualmente a la empresa. También vale la pena prestar atención al contexto.

Es importante destacar que tanto el gris como el plateado son colores que combinan con las bodas en invierno. En combinaciones clásicas, los accesorios nude, empolvados y negros combinan con los vestidos grises y plateados. Sin embargo, puede agregar color a este look, por ejemplo, tacones rojos o un bolso de mano.

Dorado y amarillo

¿Vestidos para una boda en tonos dorados? Sí, pueden ser una buena opción. Sin embargo, es una opción que de ninguna forma nos hará pasar desapercibidas

Los vestidos de novia amarillos son una opción más equilibrada y, contrariamente a las apariencias, más segura. Son especialmente perfectas en verano cuando se combinan con sandalias ligeras como conjunto perfecto para una boda al estilo de una fiesta en el jardín. En la versión más suave, puedes elegir un modelo decorado o uno que conste de dos colores.

Rosa

Los vestidos para la ceremonia de la boda también pueden usar varias variantes de rosa. Este color ya no está reservado para niños y damas de honor, y las posibilidades son realmente amplias: desde una variante muy ligera, hasta un fucsia intenso. Además, el rosa es un color que combina especialmente bien con los accesorios en tonos de grises y plateados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.